Defensa de los narcosobrinos se mostró victoriosa al final del juicio al dar un duro golpe a la fiscalía

La defensa de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, consiguió durante el quinto día de audiencia del juicio que el informante confidencial de la DEA José Santos Peña (CS1) admitiera frente al jurado que sabía que El Sentado (CW1) había planeado suministrar la droga a los acusados.

Esa afirmación es clave para sostener la tesis de la defensa de que los sobrinos de Cilia Flores fueron objeto de un complot político preparado por los informantes y agentes de la DEA. “Eran objetivos grandes por sus lazos familiares con la primera dama de Venezuela”, acotó el abogado defensor David Rody.

Santos Peña admitió nuevamente que había mentido durante el tiempo que trabajaba con la DEA y que incluso lo siguió haciendo cuando confesó que era culpable de tres delitos: traficar drogas a Estados Unidos, ayudar a manufacturar y distribuir drogas y mentirle al gobierno federal.

Rody preguntó a Santos Peña si había ido a Caracas con instrucciones precisas de la DEA de grabar todas las reuniones, y el testigo dijo que sí. Luego indicó que El Sentado había prometido inicialmente los aviones para que se trasladara la droga objeto de la conspiración.

Rody también logró que CS1 dijera que en una conversación con el agente especial de la DEA Sandalio González admitió que los dos acusados no tenían experiencia en el negocio de las drogas: “Dije que eran novatos, si lo comparamos con mi experiencia”.

Santos también reconoció que fue él quien inicialmente dijo que la droga tenía como destino Norteamérica.

One thought on “Defensa de los narcosobrinos se mostró victoriosa al final del juicio al dar un duro golpe a la fiscalía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *